El mejor pan

El mejor pan

Siempre será mejor que nuestra fuente de hidratos de carbono provenga de cereales integrales en grano que, entre otras propiedades, encierran una gran potencia vital que no tienen las harinas, y que son capaces de germinar y crear vida por sí mismos.
Pero si además de cereales queremos consumir pan, deberíamos conseguir que fuese de la mejor calidad posible, ya que hoy día el pan es uno de los alimentos que más ha perdido sus cualidades originales, convirtiéndose en la mayoría de los casos, en un producto nada recomendable en una dieta saludable.

Por eso es importante que el pan que consumamos sea integral, ecológico y sin levadura o con levadura madre.

Integral: procede del molido del grano entero.
Por el contrario, a la harina refinada no solo se le elimina el salvado y el germen, sino que también es tratada con blanqueantes, emulsionantes, estabilizantes, antioxidantes, antimohos...
El pan blanco tiene todos los perjuicios de los productos refinados, que han sido privados de sus vitaminas, minerales y fibra, lo que hace que para su metabolización el organismo tenga que extraer sustancias propias y a la larga genere carencias nutricionales y debilite nuestros órganos.

Ecológico: conserva mayor contenido en minerales y vitaminas que el de cultivo convencional, y además está libre de productos químicos añadidos como los insecticidas, herbicidas, fungicidas y abonos químicos.
Como los pesticidas se acumulan en la cáscara de los cereales integrales, si estos no proceden de granos de cultivo biológico se convierten en una importante fuente de tóxicos.

De levadura madre: se obtiene a partir de microorganismos (bacterias lácticas, acéticas y levaduras) que se desarrollan en la harina completa por simple amasado y reposo de la masa. Con esta masa se elabora el pan de “urmiento”. Esta levadura realiza una fermentación lacto-alcohólica y favorece la asimilación de los nutrientes, enriqueciendo la flora intestinal por la presencia de las bacterias desarrolladas en el proceso de fermentación. Además, este tipo de fermento hidroliza el ácido fítico presente en el salvado de los cereales, lo que conlleva una deficiente asimilación de minerales tan preciados como el hierro y el cinc.

Pero la práctica totalidad de los panes que se consumen normalmente son elaborados con levadura “natural” o industrial, que se obtiene de cultivos industriales de un solo tipo de microorganismo y que realiza una fermentación incompleta, simplemente alcohólica, que gasifica la masa.
Tiene un alto poder reductor que disminuye las cualidades vitales de la harina en beneficio de la proliferación de la levadura y en detrimento del contenido en minerales y vitaminas de la masa resultante.
Este tipo de levadura afecta especialmente al hígado y puede producir problemas como espesamiento de la sangre, enlentecimiento de la circulación, pérdida de memoria, dolor de cabeza,...

En MacroDulces La espiral buscamos los mejores productores de la provincia para poder ofrecerte el pan de la mejor calidad.

Zapelia y La Molineta

Actualmente nuestros distribuidores son: Zapelia y La Molineta.

Puedes hacernos tus pedidos cada semana en el teléfono: 660 952 106.